GRACIAS POR DAR VUESTRA VIDA POR NOSOTROS

GRACIAS POR DAR VUESTRA VIDA POR NOSOTROS.

Cuando hablamos de un héroe normalmente nos referimos a un personaje principal de alguna película o saga que es inmortal, tiene superpoderes y salva a todo el mundo usando ese superpoder. También nos podemos referir como un héroe a una persona que se distingue por haber realizado una hazaña extraordinaria, especialmente si requiere mucho valor.

Ahora une estas dos descripciones en la vida real, un superpoder unido a todo el valor del mundo realizando una hazaña extraordinaria y te saldrá un héroe que siempre ha estado ahí y en muchas ocasiones no te has dado cuenta. Y ese héroe es tu padre, tu hermana, tu sobrino, tu tío, la vecina del sexto, con quién compartes barra todos los días desayunando en la cafetería de debajo de tu casa y hasta con quién te cruzas todos los días camino del trabajo.

Tu padre es conductor de ambulancias, tu hermana enfermera de urgencias, tu sobrino es celador, tu tío es médico de familia en el ambulatorio del barrio, la vecina del sexto es doctora en la UCI, con quién compartes barra todas las mañanas es supervisor de planta y esa mujer con la que te cruzas todos los días es limpiadora en uno de los hospitales de la ciudad.

Todos vosotros sois héroes, Aunque no queréis que os llamemos así porque los héroes son imaginarios y vosotros sois reales, pero sí, sois héroes y no lo sabíamos hasta que el 14 de marzo pasado nuestro mundo se paró.

Desde RGPDDOCTOR queremos daros las GRACIAS, con mayúsculas y mostraros nuestra más sincera admiración. Sois un orgullo para todos nosotros. Sois el orgullo de nuestro país.

Médicos, enfermer@s, auxiliares, cuidadores, conductores de ambulancia, celadores, administrativos, personal de la UCI…profesionales como la copa de un pino que habéis trabajado sin descanso en hospitales y centros de salud colapsados de enfermos y en muchas ocasiones en condiciones lamentables.

Vuestra vocación de salvar vidas se volvió en cuestión de poco tiempo muy difícil con los hospitales abarrotados, faltando equipos y material de protección, con miedo a contagiaros y exponer a vuestras familias al virus, cogíais de la mano a los pacientes que se iban de unas UCI saturadas, dando apoyo a los pacientes más graves, llamasteis para dar malas noticias a cientos de personas…día tras día siendo un ejemplo de humanidad.

Habéis hecho más de lo que se os pedía y os habéis dejado la piel, el alma, la propia salud y desgraciadamente hasta vuestra propia vida. Como dice el titular de este artículo, gracias por dar nuestra vida por nosotros.

Nadie debemos de olvidar el horror que ha hecho mella y una herida imborrable en vuestros rostros y retinas. Siempre en primera línea de batalla estando expuestos a un enemigo invisible que se ha llevado por delante a miles y miles de personas.

Y es por eso que nuestro agradecimiento se queda corto, las sirenas sonando por las calles se quedan cortas, las donaciones de material, comida y alojamiento se quedan cortos, los aplausos de las 20h en los balcones se quedan cortos… aunque todo esto hayan sido formas de agradeceros vuestra labor. Hasta el Premio Princesa de Asturias de la Concordia se queda corto.

Ahora nos toca a nosotros devolveros lo luchado y mantener lo conseguido. Ahora nos toca a los ciudadanos cuidaros y ayudaros a luchar por vuestra salud y vuestro trabajo.

Este virus pasará, pero nadie jamás debemos de olvidar que gracias a vuestro valor la vida ha podido reiniciarse.

Estamos en deuda con vosotros  y en la minúscula medida en la que podamos devolveros esa deuda, aquí nos tendréis.

Eternamente agradecidos RGPDDOCTOR.

[thrive_leads id=’1383′]